Home / Jardinería / Cómo alimentar nuestras plantas
ecoterrazas

Cómo alimentar nuestras plantas

Fertilizar es alimentar a sus plantas, darles de una forma u otra comida; pero atención solo debe hacerse en caso de que la planta no encuentre lo que necesita en la tierra. En principio un vegetal debe valerse por sí mismo. Una planta no muere nunca por falta de abono, pues en el peor de los casos deja de crecer.

QUE FERTILIZANTE ESCOGER

¿QUÍMICO, ORGÁNICO O BIO?

Los productos fertilizantes tienen 2 orígenes posibles; orgánico o bio.compost

ABONOS ORGANICOS; corresponden a una materia natural que viene de un elemento vivo, es tanto como decir que hay muchos tipos. Los detritos de animales o vegetales nos proveen de una amplia gama de abonos orgánicos. Estos deben descomponerse en la tierra para ser utilizados por las plantas. Algunos abonos orgánicos se presentan bajo una forma líquida y se descomponen en solo unos días. Otros necesitan varios meses antes de estar disponibles, se les llama abonos de fondo, porque liberan su alimento lentamente pero durante mucho tiempo.

Los abonos orgánicos se pueden utilizar en la agricultura biológica. Sin embargo, son raramente bio; por ello habrá que probar que los constituyentes del abono han sido producidos según los métodos de la agricultura biológica, casi siempre hablar de abono ecológico es abusivo si este no lleva claramente la mención AB.

ABONOS QUÍMICOS; se fabrican a partir de componentes simples y de energía. Tienen en teoría, la misma acción en las plantas que los otros abonos, y actúan a menudo más rápido, porque no necesitan descomponerse.

 

¿ABONO LÍQUIDO O SOLIDO?

Las dos formas tienen sus ventajas. El abono líquido se mete fácilmente en una regadera, pero hay que tener cuidado de no equivocarse en la dilución. Los abonos solidos no necesitan una preparación pero

hay que enterrarlos al pie de la planta. Resulta ser más práctico para su utilización en grandes superficies, porque diluir el abono en la maceta se hace pesado rápidamente.

JBQ-GoldBird-Crecimiento guanomix-bloom-jbq

¿EXISTE LA BUENA DOSIS?

Definir en gramos o en volumen la dosis que necesita cada plantación es imposible. De hecho, los están más o menos concentrados y hay que utilizar mayor o menos cantidad.

Pero lo más importante es determinar si sus plantas necesitan de verdad el abono. Un examen de su tierra (por ejemplo realizando un análisis de su composición) le dará una pista sobre las necesidades que ésta tiene. Es igualmente útil una inspección de sus plantas; si tienen apariencia de tener carencias, les cuesta florecer, o no crecen comparadas con las plantas de la vecindad.

EL ABONO FOLIAR

ABONAR POR LAS HOJAS

Este es un método poco conocido, basta con diluir un abono líquido en un pulverizador y aplicar el abono por medio de unas finas gotas en el follaje de las plantas a fertilizar. La absorción es mejor y se derrocha menos producto. Sin embargo, si se equivoca con la dosis, las hojas no perdonan y se quemarán. Los abonos orgánicos líquidos no convienen para este uso, y únicamente los abonos químicos líquidos se pueden aplicar de esta forma.

pulverizadores

LOS ELEMENTOS FERTILIZANTES

EL NITRÓGENO PARA EL VERDE

El nitrógeno es el principal elemento que todas las plantas necesitan. Las plantas que nos interesan por su follaje (las verduras de las que nos comemos sus hojas, los setos, las plantas decorativas de follaje y el césped ) necesitan más nitrógeno que de los elementos nutritivos restantes. El nitrógeno no debe, sin embargo, aportarse en demasiada cantidad, pues puede quemar las raíces si está excesivamente concentrado en un abono de liberación inmediata. En una planta que tenga poca necesidad de nitrógeno, un exceso de éste puede forzarla a producir hojas en detrimento de sus flores y de sus frutos (tomates, calabacines, etc.); por ello, no hay que abusar del nitrógeno y es mejor aportarlo en pequeñas cantidades para evitar las quemaduras. El nitrógeno se encuentra en casi todos los abonos. Todo lo que proviene de la descomposición de las partes verdes lo contiene

EL FÓSFORO, PARA LO DURO

El fósforo tiene la reputación de favorecer el vigor de la planta y, sobre todo, del crecimiento de los tallos. El suelo tiene carencias de fósforo muy raramente y, si una planta no crece, puede estar de que no está falta de fósforo sino de otro elemento nutritivo (nitrógeno o potasa por ejemplo) . Los árboles frutales tienen la fama de exigir más fósforo, especialmente en primavera. No sirve de nada abusar de este.

LA POTASA, PARA LO TIERNO

Este elemento nutritivo sirve mucho a las plantas, sobre todo a aquellas de las que esperamos una floración generosa o  buena fructificación. Las verduras y frutas, las plantas vivaces de flores y los arbustos floridos, tienen una necesidad de potasa importante. En los suelos pobres vale la pena aportarlo a los cultivos durante la estación, por ejemplo a los pies de las plantas de tomates con sus frutos bien formados.

La potasa se encuentra en las cenizas y en muchos de los abonos orgánicos o químicos.

LOS OLIGOELEMENTOS

Estos incluyen todos los otros elementos nutritivos, desde el calcio( cuyo exceso es muy dañino en suelos calizos) hasta el boro.

Los oligoelementos en general no faltan en el suelo. Pero si usa abonos simples, es decir, que solo contienen nitrógeno o fósforo o potasa, se arriesga a una carencia de elementos nutritivos necesarios en dosis pequeñas. Las plantas no se verán bloqueadas por que les falte el nitrógeno o la potasa, pero si por algunos de los oligoelementos.

Inteligente el que pueda adivinar la carencia exacta de oligoelementos, pues necesitaría un laboratorio entero para saberlo. La mejor solución es utilizar abonos que contengan oligoelementos o abonos orgánicos. Estos tienen la particularidad de contener impurezas químicas , que no son otra cosa que oligoelementos.

FERTILIZAR SUS PLANTAS A MEDIDA

Ya que todas las plantas no son iguales, tampoco tienen las mismas exigencias y los abonos son muy variados.

LAS VERDURAS

Casi todas aprecian una tierra rica, aunque algunas se conforman con muy poco. Más vale aportar un humus de fondo en otoño o en invierno. Las verduras más glotonas aprecian de todas formas, un aporte de abono durante la estación.

Escoja un abono rico en potasa, a aportar durante el riego

LOS ÁRBOLES FRUTALES

Una vez establecidos no necesitan ninguna fertilización. Al principio deles lo que necesiten para mantener el crecimiento, con abonos de fondo (abonos orgánicos de liberación lenta), o un abono lento. Pero atención: darle abono a un árbol que tiene sed es lo peor que puede hacer ¡primero de le agua!

LOS ÁRBOLES ORNAMENTALES

Estos tampoco necesitan abono una vez establecidos. Al principio un aporte de bono rico en nitrógeno, de liberación rápida, enterrado a 1,50cm del tronco será beneficioso para ellos. Esto no es más que una referencia; siga las dosis del envase.

LOS ARBUSTOS

Fertilice solo aquellos de los que espera una fuerte floración o los que poda todos los años. Deles un abono de fondo en otoño o en invierno y un abono más rápido en primavera, rico en nitrógeno si lo atractivo es su follaje, o rico en potasio para los restantes.

LOS SETOS

Si son pequeños (menos de 2m de altura) o podamos a menudo, trátelos como a los arbustos. Trate a los setos de 3m o más y alineaciones sin poda como árboles ornamentales.

LOS ROSALES

Las variedades antiguas y las rosas de flores simples se conforman con poco, pero las variedades modernas exigen una fertilización rica en potasio y un poco menos de nitrógeno a finales de invierno.

Los rosales aprecian una fertilización foliara finales de verano, así como un aporte de estiércol en invierno.

LAS TREPADORAS

Estas saben arreglárselas solas y la fertilización no es indispensable, excepto en los suelos pobres, en este último caso, fertilizalas como a las verduras.

EL CÉSPED

Los céspedes empobrecidos o amarillentos se verán mejorados por un aporte de nitrógeno de acción rápida. Más vale hacer aportes pequeños frecuentes que uno solo copioso.

LOS BULBOS

No los fertilice, pues se arriesgará a que se pudriesen o a no dejarles florecer.

PLANTAS DE INTERIOR

Deles un abono rico en nitrógeno y también en potasio dos o tres veces al año a las plantas más exigentes. Las más rústicas no necesitan nada más, y jamás después de ser transplantadas. Para este tipo de plantas el abono se presenta comercialmente a menudo bajo la forma de bastoncillos que se insertan en la tierra.

LAS PLANTAS EN MACETA

Fertilícelas si son plantas que crecen mucho, particularmente las trepadoras y los rosales en maceta. Las coníferas y los arbustos pequeños siempre verdes (perennes) tienen menos necesidades. Deles nitrógeno de liberación lenta.

En la sección de fertilizantes de www.ecoterrazas.com encontrarás el fertilizantes ecológicos, minerales y estimulantes para mantener tus plantas en perfectas condiciones

Consulta También

Introducción a la xerojardinería

El concepto de Xerojardinería se desarrolló en los Estados Unidos en 1981, en el estado …

Comentario

  1. aaa que rico aprende a agricultura mas cosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.