Home / Huerto Urbano / Huerto Urbano – Errores en el Cultivo III: El Riego.
ecoterrazas

Huerto Urbano – Errores en el Cultivo III: El Riego.

Continuamos con nuestro pequeño manual sobre los errores más comunes que cometemos en nuestros huertos. En este post hablaremos sobre algunos de los errores típicos que se dan en el riego de nuestras plantas. Llegan los meses de verano y con el aumenta la insolación y las temperaturas se disparan, la transpiración de las plantas aumenta y a su vez la del suelo también, por lo que es curcial mantener una humedad edáfica adecuada del suelo o de nuestras macetas para que la planta cuente con el agua disponible para crecer a un ritmo bueno y pueda transformar las sustancias nutrientes en material vegetativo en un principio y posteriormente en flores y frutos.

Riego en hileras a manta en pequeño huerto casero

Nuestros huertos suelen conformarse básciamente por cultios de regadío, y son los que precisan de ciertas cantidades de agua para su correcto desarrollo. La cantidad de agua de lluvia en muchas regiones de la península es prácticamente óptima, pero no así su distribución. Por lo tanto, la escasez en algunos periodos del año tiene que ser compensada con agua de riego. Es en los meses de estío donde se acentua esta demanda.

Verdudas de regadio

En el riego de nuestro huerto no sólo influye la cantidad de agua que aportaremos sino también su calidad, por lo que es preciso que conozcamos almenos algunos parámetros básicos del agua como puede ser su Ph, su contenido en sales y también si está exena de patógenos. También deberemos tener en cuenta que cada terreno y tipo de cultivo tiene sus necesidades de riego específicas, y así adaptaremos nuestro huerto a estas necesidades, agruparemos cultivos poco exigentes entre si y los que presentan más necesidades los agruparemos en las zonas más sombreadas para evitar estres hídrico en los meses más secos.

Estos son algunos de los consejos básicos al respecto del riego que os facilitamos:

1. Regar con agua demasiado fría, por ejemplo, con agua de pozo: Las aguas profundas se mantienen estables en su temperatura a lo largo de las estaciones, llegan a tener una temperatura media de 10 ºC, que las hace frias en verano. Si la diferencia de temperatura del agua de riego y la de la tierra de nuestro huerto es muy grande se produce un descenso térmico de suelo, y alteración de parámetros fidiológicos de las plantas de mayor o menor gravedad. Así en el cultivo de las zanahorias esta situación produce cortes y hendiduras, dando pieles poco lisas y difíciles de pelar. Hemos de considerar un agua por debajo de 15-18ºC como un agua fría, así el N el nutriente más necesario en estos meses por debajo de estas temperaturas es dificilmente asimilable. La solución es pasar el agua a depósitos o cisternas y que ésta se atempere, una temperatura sobre los 20-25 ºC es ideal. También deberemos evitar regar suelos muy calientes puesto que el agua puede convertirse rápidamente en vapor de agua y cocer las raices.

2. Regar el huerto con agua de procedencia dudosa: Las aguas de canales, acequias, fosas o balasas superficiales no siempre están limpias. Muchas veces llevan disueltas contaminantes, pesticidas, tratamientos de otros cultivos e incluso materias fecales. El uso de esta agua puede causar daños a nuestros cultivos o incluso producirnos enfermedades a nostros. El uso continuado de estas aguas a la larga puede contaminar por completo nuestro huerto y arruinar el resto de cosechas.

Aguas estancacadas pueden ser peligrosas

3. Excederse con la cantidad de agua : En verano es necesario regar con frecuencia nuestro huerto, pero con cantidades de agua moderadas. En otro post anterior ya tratamos este tema, post que dedicamos al riego localizado. Es fundamental un riego adecuado en los semilleros y en los plantones, puesto que precisan un buen riego pero si ahogamientos de las raices. En el caso de los pepinos, calabazas o como en las acelgas el riego moderado pero frecuente permite obtener frutos crujientes y sabrosos. En el caso de la albahaca o otras aromáticas permite la concetración de aceites esenciales y se intensifica su aroma. Hemos de tener en cuenta que regar en demasia provoca una pérdida de agua puesto que el exceso percola y se pierde en profundidad, del mismo modo debemos tener en cuenta que una parte se pierde por evaporación. Ajustar el riego es un arte y la experiencia nos proporciona datos muy buenos.

4. Da una cantidad insuficiente de agua a las plantas trasplantadas: Hay que regar en pequeñas dosis pero con frecuencia, por lo menos los primeros 15 dias después del trasplante. Hemos de entender éste, como un estrés que paraliza la planta y precisa de cuidados en el riego hasta que recupere su actividad vegetativa y genere nuevas raices. Todas las verduras de hoja, sufren mucho en esta fase, al igual que las curcubitaceas o las solanaceas, tiene amplias hojas y evaporan mucho.

5. Regar el huerto o las macetas durante los dias más calurosos: Deberemos regar de día sólo cuando el día este cubierto. Deberemos esperar a la puesta el sol para que nuestro riego sea eficiente y no cause daño a las plantas. El error es aún más grande cuando si el agua moja las plantas, ya que las gotas que quedan superficiales actuan como lupas y queman los tejidos. Hemos de regar siempre la tierra, nunca por encima de lo plantado.

6. Regar en verano plantas que producen frutos enterrados: Es el caso de patatas, cebollas, ajos..etc. Normalmente estos cultivos se abastecen de la humedad edáfica con garantías puesto que son poco exigentes. El exceso de riego de los mismos favorece las podredumbres de los frutos y la calidad del producto disminuye y su capacidad de conservación. Estos cultivos deben regarse lo mínimo y sólo cuando se aprecie una pérdida de turgencia de las hojas de las plantas ya por la mañana y siempre en cantidades mínimas.El riego servirá de ayuda en intervalos secos, pero deja de regar una vez que los bulbos están formados y las hojas empiecen a doblarse hacia abajo.

Cebollas necesitan riegos moderados.

7. Regar las hortalizas de fruto cuando se aproxima la recolección: Otro error, en el caso de los melones, sandias, tomates, pimientos…hay que suprimir el riego unas semana antes de la cosecha ( 24 h en el caso de la berenjena o 48 h en el caso de los pimientos). Regar estas plantas en la fase terminal de maduración provoca la producción de frutos con menos sabor, aguados, dificiles de conservar y facilmente agrietables por su turgencia excesiva.

8. Regar a chorro con manguera sin aspersion: Lo único que logramos es la que las plantas se descalcen, o en el caso de los semilleros arrastramos las semillas, también provoca la compactación del suelo por compactación.

El uso de dispositivos de atomización permite evitar alteraciones sobre el suelo y el descalce de las plantas

Aquí la tercera entrega de este pequeño manual. Recuerda que en nuestra tienda www.ecoterrazas.com podrás encontrar los necesario para tu cultivo y sobre todo los elementos que facilitaran el riego de tu huerto.

Buenos cultivos¡¡¡

Consulta También

Semillas. Importancia, Recolección y Almacenaje

Con la aparición de la agricultura, el hombre empieza a intervenir de forma decisiva en …

2 comentarios

  1. Gracias por la información. Me es muy útil pues tengo una ecoterraza pequeña y disfruto mucho aprendiendo a cuidarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.