Home / Huerto Urbano / Fertilización NPK
ecoterrazas

Fertilización NPK

Nuestras plantas, ornamentales, verduras o frutales, todas se nutren del mismo modo. Las plantas se dice que son organismos autótrofos, ya que tienen la capacidad de sintetizar su propia comida a partir de elementos minerales. Las plantas de este modo tienen la facultad de sintetizan materia orgánica a partir del agua del suelo, los minerales que lo componen y del CO2 del aire.

La planta nutriéndose

Esta función, denominada función clorofílica, la realizan con ayuda de la luz solar, y en ella interviene un pigmento llamado clorofila, que es el que da color verde a las hojas y a otros órganos de los vegetales.

La materia orgánica de las plantas está compuesta básicamente por Carbono, Oxígeno e hidrógeno, pero además de estos, la planta está conformada por otros elementos químicos que la planta toma diluidos en el suelo, mediante sus raíces. Estos elementos se dividen en Macroelementos y Microelementos. Normalmente cuando compramos un abono, se dan básicamente las proporciones de elementos primarios, ya que son los que las plantas toman en grandes cantidades, y son Nitrógeno (N), Fósforo (P) y Potasio (K) de ahí procede la nomenclatura de abono NPK, los abonos suelen acompañarse de macroelementos secundarios y de oligoelementos para que sean ricos en complejidad.

Abono NPK granulado

Los suelos suelen ser ricos en nutrientes, pero en ocasiones puede darse que los requerimientos de nuestro suelo se han reducido, bien porque se han lavado las sales por precipitaciones, bien porque hemos agotado ese suelo con muchos cultivos, bien porque cultivamos en pequeños contenedores…en estas situaciones se requiere una fertilización de ese suelo para que recupere los nutrientes.

Un suelo rico en nutrientes

En ocasiones ocurre que un suelo es rico en nutrientes, pero puede que por circunstancias determinadas, Ph, temperatura, reacciones químicas…etc, los nutrientes no puedan ser tomados por nuestras plantas puesto que se encuentran en forma no asimilable, es decir no puede ser tomado por nuestra planta. El caso opuesto lo conforman los nutrientes asimilables, que la planta puede tomar directamente.

Determinados cultivos tienen requerimientos de abono muy diferentes, así el tabaco necesita mucho N, los tomates o el arroz precisan de mucho Fósforo o bien la patata precisa de altas dosis de K. Para alimentar a nuestras plantas adecuadamente tenemos que saber que abonos utilizar y como utilizarlos.

Comúnmente se habla de la riqueza de un abono, pues ¿Qué significa esto? Se habla de la concentración de elementos fertilizantes en forma asimilable que contiene un determinado abono. Así si nos dicen que el abono Nitrato sódico (NaNo3) tiene una riqueza del 16%, hemos de entender que 100 Kg, de ese abono, contienen 16 kg. de N (Nitrato No3).

Los abonos los podremos encontrar:

–         Abonos Simple: Sólo contienen uno de los tres elementos primarios, nitrógeno, Fósforo o potasio.

–         Abonos compuestos: Está formado por la mezcla de abonos simples.

–         Abonos complejos: Son abonos que se consiguen mediante reacciones químicas, contiene uno o varios elementos primarios, que se encuentra distribuidos de igual manera en todo el producto. Esto da lugar a que cada partícula de este abono, por pequeña que sea, contenga todos los elementos nutritivos en la proporción deseada; es decir, que cualquier partícula de un envase tiene la misma composición centesimal que todo el envase. Estos abonos son los de mayor calidad. abono-01-01A su vez los abonos pueden diferenciarse, entre aquellos que se producen por síntesis química o aquellos que se producen a partir de compuestos orgánicos, estos últimos mucho más respetuosos con el medioambiente, si se utilizan de forma racional.

 Los abonos los podremos encontrar normalmente en forma sólida o líquida, cada forma tiene su ventaja.

¿Cómo podemos interpretar la fórmula del abono que tengo en casa o que quiero comprar?.

Pues es algo muy sencillo que ahora vamos a ver en un sencillo ejemplo. Normalmente lo primero que se puede leer son tres cifras seguidas por guiones; por ejemplo 12-24-12, esto nos quiere decir que se trata de un abono que tiene 12 de N, 24 de Fósforo y 12 de Potasio. Es decir es un abono N-P-K. Esto nos indica que por cada 100 kg de abono tenemos 12 kg. de Nitrógeno normalmente NO3, 24 kg. de fósforo en forma P2O5 y 12 kg. de potasio en forma K2O. Puede ocurrir que falte alguno de los elementos, entonces veremos un 0 en su lugar, por ejemplo 0-12-14, este abono sólo aporta fósforo y potasio.

Abono de 2 componentes, especial para floración y fructificación
Abono de 2 componentes, especial para floración y fructificación

Un abono puede tener distinta concentración pero igual equilibrio de fórmula, es decir, un abono 12-24-12 tiene el mismo equilibro que una fórmula 8-16-8. Este equilibrio se calcula dividiendo todos sus números por el número de N que contiene.

Tienen igual equilibrio: NPK 12-24-12 = 12/12-24/12-12/12 = 1-2-1 y  NPK 8-16-8= 8/8-16/8-8/8 = 1-2-1, pero tienen concentraciones distintas NPK 12-24-12= 12+24+12= 48 y NPK 8-16-8= 8+16+8=32.

Normalmente los abonos vienen con sus dosificaciones calculadas, pero no es difícil a partir de conocer los requerimientos de un cultivo, la superficie de cultivo y del abono de partida, calculas por nosotros mismo que cantidad de abono aportar.

Así si sabemos que una  superficie, como ejemplo de 100 m2 de un cultivo determinado precisa de 3 kg de N, 6 kg de P y 9 kg de potasio.

 1)      Primero calculamos el equilibrio del abono, recuerda que dividimos todo por el número de N, así quedaría 3/3-6/3-9/3 = 1-2-3, esto nos viene a decir que el cultivo proporcionalmente necesita 2 veces más de P que de N, o 3 veces más de K de N.

2)      El abono que necesitamos deberá tener ese equilibrio calculado de 1-2-3, normalmente no encontraremos un abono así, pero si podremos encontrar un abono con fórmula 9-18-27, vemos que tiene un equilibrio de 1-2-3, pues entonces perfecto.

3)      Si sabemos que nuestro cultivo precisa 3k de N por cada 100 Kg de abono, dividiremos esta cantidad por la relación de N del abono seleccionado, en este caso el valor es de 9, y así necesitaremos Nkg=(3·100/9)= 33 kg.

4)      Necesitaremos por tanto 33 kg de abono 9-18-27 para fertilizar nuestro huerto o cultivo de 100 m2.

 Un poco de números a veces interesan para conocer como se formulan las fertilizaciones de nuestros cultivos. En nuestra tienda encontrarás el asesoramiento para tu cultivo y para que tu huerto urbano florezca y de los mejores frutos. Desde www.ecoterrazas.com os invitamos a que utilicéis abonos orgánicos o si utilizáis de sintésis química o minerales que lo hagáis de forma racional.

Consulta También

Semillas. Importancia, Recolección y Almacenaje

Con la aparición de la agricultura, el hombre empieza a intervenir de forma decisiva en …

3 comentarios

  1. Muy interesante la información sobre los elementos de los abonos. Mucho le agradeceré me indiquen cómo están estos resultados de mi abono orgánco: Humedad 17,57 N 0,78 P 0,06 K 0,67 Ca 1,03 Mg 0,2
    Gracias

  2. Que post tan grandioso!, de verdad me ha sido de muchísima ayuda. La fertilización es muy importante para nuestros jardines, plantas, arboles, entre otros. Por eso es de suma importancia escoger el fertilizante adecuado para así tener un hermoso jardín.

  3. Es super interesante me ayudado mucho ya que tengo q realizar un proyecto de crear abonos naturales y esto me ayuda un monton solo que tengo una pregunta sobre que es ¿importante el ph del suelo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.