Home / Orquídeas / La Morfología de las Orquídeas
ecoterrazas

La Morfología de las Orquídeas

Existen dos tipos de crecimiento en las orquídeas, el primer tipo de crecimiento, es cuando la planta crece una vez por año, esto es, del último pseudobulbo nace un nuevo brote que empieza con una yema que crece desde la base del pseudobulbo que le precede en el rizoma y crea sus propias raíces. Una vez que empieza a crecer, le salen las hojas y un pseudobulbo que florece si la planta se encuentra en condiciones adecuadas de temperatura, luz y alimentación. Una vez a florecido el nuevo brote, la planta se prepara para producir otro nuevo brote que saldrá otra vez de la parte inferior del pseudobulbo alargando de esta forma el rizoma que unirá a todos los pseudobulbos. Este proceso se realiza durante un periodo de un año y de esta forma, cada año que pase tendremos un nuevo brote con sus correspondientes flores.

El segundo tipo de crecimiento es cuando no hay rizomas, los nuevos pseudobulbos nacen en un costado superior del anterior pseudobulbo y las raíces y la estructura de floración salen de entre la parte inferior de las hojas. El crecimiento de estas orquídeas es ascendente a diferencia del tipo anterior que es horizontal. El primer tipo de crecimiento se denomina simpodial, que significa “de pies juntos” y el tipo que no tiene rizoma, se llama monopodial que significa “de un pie”, las más comunes son las plantas simpodiales.

Pseudobulbo - Orquídeas

Los pseudobulbos suelen ser de diferentes formas, esféricos, con forma de pera, ovalados, ovalados alargados, ovalados chafados de los costados llevando de una a varias hojas que salen de parte superior del pseubulbo. El tamaño de los pseudobulbos va desde unos centímetros, hasta algunos metros, en los casos en que crece uno encima del otro, como en el género Dendribium.

Dendrobium

Cuando las hojas de hace viejas, estas se desprenden del pseudobulbo quedando este último libre de hojas. Los pseudobulbos son órganos donde las orquídeas guardan líquidos para su supervivencia en tiempos de sequía, lo que las hace soportar largas temporadas sin agua. Las orquídeas que han pasado por un periodo de hibernación, al momento de encontrarse con una mejora de las condiciones de humedad, ponen en marcha su sistema de producción de raíces, lo cual es una señal para resembrarlas y darles alimento para su futuro crecimiento.

En algunas especies de orquídeas los viejos pseudobulbos cuentan con la capacidad de engendrar uno o varios brotes, si los separamos y metemos en una atmosfera favorable con humedad y temperatura, los brotes son capaces de empezar a crecer y echar hojas sin raíces hasta prácticamente terminar el periodo vegetativo, una vez terminado, empieza la formación de raíces. Esta cualidad ayuda a las orquídeas a reproducirse con ayuda de los viejos pseudobulbos, que aparentemente ya no presentaban ninguna posibilidad de sacar brotes. Con esto nos podremos imaginar el desgaste que puede sufrir el pseudobulbo al engendrar un nuevo pseudobulbo, esto habla por si mismo e indica lo avanzadas que están las orquídeas desde el punto de vista evolutivo para la supervivencia de la espacie.

Como vemos, los pseudobulbos son la base de la supervivencia de la planta, en el se almacenan sustancias para soportar sequias y reproducirse, por lo que las raíces, solo se utilizarán para que el nuevo pseubulbo pueda engendrar otro nuevo y almacenar sustancias extraídas con ayuda de sus raíces para preparar la alimentación de mantenimiento del nuevo brote. Los pseudobulbos viejos, en condiciones de sequía en la naturaleza, disminuyen su peso en época de crecimiento, ya que le pasan alimento a los nuevos brotes y solo al terminar el crecimiento de dichos brotes, estos se llenan de nuevo sus reservas preparándose para un nuevo año. En condiciones óptimas, las orquídeas suelen perder poco peso, esto es, los viejos pseudobulbos prácticamente no se marchitan y es por eso que las plantas en cautividad son mayores y más hermosas que muchas de la naturaleza. Hay cultivadores que son muy estrictos con la filosofía de vida de las orquídeas en la naturaleza y optan por no regarlas durante periodos que ellos consideran semejantes a los que acontecerían en las condiciones de su hábitat. Ciertamente, muchos de estos cultivadores realizan con éxito este periodo de “hibernación” y prácticamente nunca ven a sus orquídeas sin flores.

paphiopedilum

Las raíces de las orquídeas cuentan con una estructura especial, como resultado de una sobreposición de células se forma una especie de esponja la cual es capaz de detener agua de lluvia, humedad del rocío de la mañana y la pueda haber en la atmosfera como si fuese un papel absorbente.

Muchas de las orquídeas epifitas tienen hojas carnosas que aseguran almacenamiento de agua para soportar periodos de sequía, incluso cuando no tienen pseudobulbos. Algunas de las orquídeas terrestres no son epífitas, en el sentido estricto de la palabra, sin embargo pueden ser catalogadas como epífitas por las condiciones de cultivo. Por ejemplo, las de los géneros Cymbidium y Paphiopedilum que crecen en sitios donde nos encontramos con troncos caídos, hierbas recientes caídas, etc. Estas orquídeas son cultivadas en los mismos sustratos que las epifitas, corteza de árbol triturada, helecho triturado, etc. y la única diferencia en su cultivo es que las terrestres requieren más agua que las epífitas, incluso los Paphiopedilum pueden tener problemas de supervivencia en los casos en que su sustrato este seco, ya que esta planta no tiene pseudobulbos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.